All for Joomla The Word of Web Design

Nueva normalidad: responsabilidad y disciplina como premisas (+Fotos)

0-13-santiago-1.jpg

Santiago de Cuba, 13 oct (ACN) Responsabilidad y disciplina individual y colectiva devienen premisas para los santiagueros, quienes viven desde este lunes la nueva normalidad, luego de una estabilidad epidemiológica sustentada en los 166 días sin reportar casos autóctonos de COVID-19.

Para el trabajador de la cultura Yasmany Liens Aguilera, el comportamiento de la ciudadanía debe caracterizarse por actitudes proactivas en el cumplimiento de las disposiciones sanitarias como el uso obligatorio del nasobuco, la higienización de las manos, evitar las aglomeraciones y potenciar la distancia física entre las personas, únicas vías para impedir el contagio.

Este tránsito se vuelve un imperativo para la recuperación económica del país, afectado doblemente por la crisis mundial generada por la pandemia y el recrudecimiento del bloqueo de la administración de Donald Trump, incrementado en el año en curso, subrayó a la Agencia Cubana de Noticias.

Liens Aguilera instó a fortalecer el autocuidado y la protección de la familia ante el peligro de enfermar y consideró a estas conductas un modo efectivo de contribuir al rescate de la economía nacional, en tanto reduce los gastos en disímiles órdenes de la vida, principalmente en la salud.

De igual forma, el doctor Suniel Johnson Valenciano alertó sobre la necesidad de robustecer la guardia en Santiago de Cuba, porque la apertura a viajeros nacionales y foráneos aumentará el riesgo de infección, si se tiene en cuenta la rápida propagación del nuevo coronavirus y la cantidad de pacientes asintomáticos reportados, a diario, por la Organización Mundial de la Salud.

Johnson Valenciano destacó la importancia de la atención primaria de salud en el cuidado a los sectores vulnerables, en la detección precoz de manifestaciones respiratorias y otros síntomas relacionados con el virus SARS-Cov-2, además del seguimiento a los viajeros, de manera particular a los procedentes de zonas con complejidades epidémicas, justo cuando el mayor peso de la vigilancia recae en las comunidades.

El éxito de la etapa dependerá, en gran medida, de la responsabilidad y disciplina de la población, y del trabajo mancomunado del sistema sanitario con las organizaciones de masas, sociales y políticas, para frenar cualquier posibilidad de rebrote de la COVID-19 y con ello, el retroceso a las fases restrictivas.

0-13-santiago-2.jpg

0-13-santiago-3.jpg

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar