Noticia del canal electrónico no encontradaInvalid or Broken rss link.

La nueva normalidad, una medida necesaria

 

1210-GUANTANAMO.jpg

Guantánamo, 12 oct (ACN) Agitado y concurrido de personas en las principales calles de su centro urbano transcurre el día en esta oriental ciudad, de más de 200 mil habitantes, en una jornada que marca el inicio de la llamada “nueva normalidad” en el enfrentamiento a la COVID-19.

Para el guantanamero Alexander Gainza, de 48 años, esta etapa es una medida necesaria del país para poder seguir adelante con la vida socio-económica, muy afectada con la pandemia, con la cual debemos aprender a coexistir, de manera responsable.

Mientras aguardaba su turno para acceder a una sucursal del Banco de Crédito y Comercio en la sexta urbe más poblada de Cuba, enfatizó en su respuesta a la ACN que como ciudadanos corresponde cumplir con las medidas establecidas.

Veo a muchas personas que no lo están haciendo, que por ejemplo no llevan el nasobuco en las colas, -expresó-, pero la gran mayoría sí lo acata, y de eso se trata, de no confiarse y ser conscientes.

Soy una persona con patologías de riesgo, padezco de diabetes e hipertensión, y no me quito la mascarilla en la calle, me cuido, ando con mi desinfectante de mano, me alejo de la gente en las aglomeraciones, y mantengo la higiene en mi casa también, recalcó.

En opinión de Gainza, se debe insistir con aquella personas que no acaban de tener una percepción del riesgo, y se confían porque hace más de cuatro meses no tenemos casos en Guantánamo, y no podemos darnos el lujo de una recaída, el país está a tope.

Mientras, en la aledaña librería Asdrúbal López una de sus trabajadoras, Merbalis Brooks, afirma que en esa unidad se cumplen las medidas que se han indicado para esta nueva normalidad.

Refiere que cuando entran los clientes se les exige el uso del nasobuco, sino, no entran, también el lavado de las manos, y el paso por los pasos podálicos.

Aquí no acude una gran cantidad de público al mismo tiempo, explica, pero si se concentran varias personas los regulamos, y velamos por el distanciamiento físico requerido, que estén separados, aunque el local es bastante amplio.

Dice que observa en la calle a una buena cantidad de personas que se cuidan y usan el cubrebocas, pero otras no, por ejemplo, estoy aquí frente al Banco, donde se aglomera mucha gente y eso se puede ver, los que cumplen y los que no lo hacen.

Nadie se puede confiar en que Guantánamo lleva un buen tiempo sin casos, -reflexiona-, puede venir una persona enferma de otra provincia, no mostrar síntomas, y estar infectado, y ahí mismo se contagia el otro, lo cual sería nefasto para nosotros y para el país, que lleva todos estos meses batallando por la salud y gastando tantos recursos, que casi ni los hay.

El pasado 8 de octubre el presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, y el Primer Ministro, Manuel Marrero Cruz, comparecieron en la Mesa Redonda para informar sobre la nueva etapa en el enfrentamiento a la COVID-19 en la nación.

Guantánamo inicia desde hoy la nueva normalidad, al igual que el resto de las provincias, excepto La Habana (que queda en la fase III) y Sancti Spíritus y Ciego de Ávila, las cuales se mantienen en fase de transmisión autóctona limitada.

En esta etapa se restablece la actividad productiva y de servicios, fortaleciendo la vigilancia epidemiológica, el cumplimiento y control de las medidas higiénico- sanitarias, así como también otras disposiciones que aseguren la protección de la salud, con la participación responsable de las personas, a partir de la adopción de un nuevo código y estilos de vida.
 

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refescar