All for Joomla The Word of Web Design

Juan Pablo, futuro diplomático pinareño y voluntario hoy en zona en cuarentena (+Fotos)

0-15-juanp-1-2.jpg

Pinar del Río, 15 sep (ACN) Cuando en abril la Agencia Cubana de Noticias mostraba el optimismo del joven Juan Pablo Bencomo Herrera, quien entonces se encontraba en Guantánamo cumpliendo el servicio militar y debido a la COVID-19 llevaba dos meses sin ver a su familia, no imaginé que lo conocería ahora, gracias a su trabajo en la zona en cuarentena de esta urbe.

Con apenas 19 años decidió ofrecerse como voluntario para llevar a 12 familias de una de las dos manzanas con medidas restrictivas de aislamiento, a causa de la presencia de casos de la pandemia, los alimentos, productos de primera necesidad, medicamentos y todo cuanto necesiten en este periodo.

Vía telefónica conversó con este medio desde su hogar, en el edificio de 12 pisos de la ciudad cabecera, durante el descanso de las labores asignadas cada día, asumidas con la responsabilidad de quien se sabe útil.

Él también está en confinamiento y desde el día antes de entrar en vigor esa decisión dio el paso al frente para ayudar en cuanto pudiera en las manzanas 537 y 541 del consejo popular Carlos Manuel de Céspedes.

Todavía no he podido comenzar mis estudios en el Instituto Superior de Relaciones Internacionales, debido a la situación epidemiológica del país, sobre todo de La Habana; pero un funcionario de las relaciones exteriores de nuestra nación debe caracterizarse por su compromiso, humildad, sacrificio y vocación de servir al pueblo, aseveró.

Y durante estos días estamos haciendo eso, una labor para la gente, de forma voluntaria, ayudando al Consejo de Defensa Provincial a hacer efectiva las medidas de cuarentena, y también a que las personas tengan satisfechas sus necesidades sin salir de casa, acotó.

Entre ellos se encuentran adultos mayores y mujeres embarazadas, comentó Bencomo Herrera, y afirmó que todos están muy agradecidos del trabajo de los activistas y del puesto de mando concebido para esta situación, al cual le han manifestado sus preocupaciones.

Respetamos los protocolos, nos cuidamos y en todos los lugares seguimos las medidas higiénico- sanitarias; tratamos de establecer un mínimo contacto para no poner en riesgo a las personas ni a mi familia, puntualizó Juan Pablo.

El joven, que cumplió el servicio militar en la Brigada de la Frontera y hoy comparte quehaceres con su papá Boris, oncólogo pediatra de la provincia, aseguró que cada activista voluntario constituye un mediador entre las familias y el puesto de mando.

La mayoría somos jóvenes y decidimos contribuir a la lucha que se lleva a cabo en Cuba para combatir la enfermedad, velando por el bienestar de los habitantes de las dos manzanas, indicó.

Mi familia no tiene miedo, está orgullosa de mí pero también agradecida con los mensajeros, pues reciben su ayuda, precisó Bencomo Herrera, uno de los inquietos que prefirió no descansar en este confinamiento para ser útil a su comunidad.

Desde el 9 de septiembre las manzanas están aisladas debido a la detección de cinco casos positivos en coronavirus SARS-CoV-2 y como acción preventiva para frenar la propagación de la COVID- 19, en tanto a la totalidad de los lugareños se les tomó muestras para pruebas de PCR (reacción en cadena de la polimerasa) en tiempo real.

Gracias a personas como Juan Pablo se ha podido garantizar la vitalidad de los servicios en los sitios que se han decretado en cuarentena en Pinar del Río -en estos meses han sido cuatro los municipios-, con la certeza de que en la unión siempre está el éxito de cada meta.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar