All for Joomla The Word of Web Design

Familias: principales afectadas por escalada de gobierno de Trump contra Cuba (ANÁLISIS)

0406-trump-cuba.png


La Habana, 4 jun (ACN) La relación natural entre los emigrados cubanos y sus familiares encuentra obstáculos continuos como resultado del recrudecimiento de las sanciones de la actual administración estadounidense contra La Habana.

Este miércoles el gobierno de Trump dio un paso más en ese sentido cuando anunció que incluía a siete nuevas entidades en su unilateral lista de entidades con las que las empresas norteamericanas y sus subsidiarias no pueden tener relaciones, y entre ellas está la financiera Fincimex, utilizada por varias compañías para el envío de remesas a la mayor de las Antillas.

La empresas estatal cubana tramita también las transacciones de otro grupo de entidades dedicadas al envío de paquetería y transacciones mediante el uso de tarjetas AIS para el depósito de divisas. Por ejemplo, a través de estas se realizaban los pagos de Airbnb a los arrendadores de divisas de la Isla que usan esta plataforma para el turismo.

Si bien hasta el 12 de junio no se harán públicas las particularidades de este anuncio y sus implicaciones, en abril de este año ya Western Union tuvo que suspender las transferencias financieras hacia Cuba, excepto las que se expiden desde Estados Unidos.

En aquella oportunidad un comunicado de la compañía señaló que debido a desafíos singulares del servicio que opera las remesas desde países fuera de Estados Unidos hacia Cuba, Western Union puede perder su capacidad de operar transacciones con destino a la Isla.

No es la primera vez que el equipo de Trump ataca las remesas de cubanos a sus familiares. En abril de 2019, el entonces asesor de Seguridad Nacional John Bolton anunció que como parte de un paquete para endurecer el bloqueo a La Habana, se limitaban a un monto de mil dólares por persona en un trimestre.

Cuando en septiembre la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) publicó la normativa añadió que a la prohibición de que no podían ser destinatarios de estos envíos funcionarios prohibidos del Gobierno, o miembros prohibidos del Partido Comunista de Cuba, tampoco podían enviarse a sus familiares.

La nueva regla prohibió además las transacciones U-turn y la autorización que permitía las remesas por concepto de donativos, pero mantuvo la posibilidad de remesas ilimitadas a ciertas personas y organizaciones no gubernamentales, las cuales se ampliarán, a ciertos trabajadores privados, con lo cual se garantiza el financiamiento a la contrarrevolución interna.

Más allá de la persecución financiera, el arsenal de sanciones del equipo de Trump contra Cuba, se ha orientado también a los viajes.

En abril de 2019 se anunció por el Departamento de Estado que solo se permitirían los viajes por motivos familiares lo que tuvo un impacto en las compañías aéreas y de cruceros mediante las cuales 600 mil estadounidenses viajaron a Cuba en 2019.

Sin embargo, en octubre del pasado año, y efectivo desde diciembre, el Departamento de Estado suspendió los vuelos que realizaban aerolíneas comerciales a Cuba, con excepción de los que tienen como destino el aeropuerto internacional José Martí, de La Habana. Un mes después la moratoria se extendió a los vuelos chárter públicos, los cuales, el mes pasado fueron limitados a solo tres mil 600 al año.

Aunque se argumentó que el propósito de tales medidas era limitar el acceso a financiamiento por parte del gobierno cubano mediante el turismo, en la práctica la medida ha impactado en los emigrados cubanos quienes vieron encarecer el pasaje de un viaje que ya resultaba complicado toda vez que la embajada de Washington en La Habana no se encuentra en pleno funcionamiento y quienes deseen realizar trámites deben trasladarse a un tercer país.

Cada vuelta de tuerca a las sanciones ha sido justificada en el interés de la actual administración republicana por “ayudar” al pueblo cubano, palabras que contrastan con la cada vez más difícil realidad de cientos de miles de cubanos que se ven impedidos de mantener vínculos familiares normales entre ambas orillas del estrecho de La Florida.

Comentarios   

0 #1 Alberto 04-06-2020 18:11
Los EUA arresia medidas contra Cuba , muy bien , ahora hay que hacerse una pregunta cómo es posible que una nación tan poderosa quiera aplastar un país pequeño , nada más que por no doblegarse a sus deseos imperialistas . Miren hoy que estar muy claro que los EUA o reafirman una vez más su prepotencia de imperio o simplemente le tiene un gran temor a esta Isla . Pasará el tiempo y vendrán nuevas generaciones de cubanos y de norteamericanos y ellos podrán juzgar hasta donde llegó la política genocida contra un país pequeño , no habrá dinero que pague al pueblo de cuba el daño de esta política y se llegarán a la conclusión de que solo con ella abrieron un capítulo más del genocidio norteamericano contra cuba .
Citar

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar