All for Joomla The Word of Web Design

Arnae sabe muy bien de la valía de su puesto de trabajo temporal

2105-arnae.jpg

 

Ciego de Ávila, 21 may (ACN) Desde el pasado día 17 de marzo Arnae Dorta Pimentel no anda entre oxígeno, acetileno y equipos de oxicorte en el taller de la Empresa de Calderas Alastor, donde labora como chapistero, sino que está como mensajero en la distribución de alimentos a las personas acogidas al Sistema de Atención a la Familia (SAF) en Majagua, municipio de Ciego de Ávila.

Cuando el país tomó la decisión acertada de regular la transportación interprovincial y también entre las localidades de un territorio para evitar la propagación de la COVID-19, mi centro laboral dispuso reubicarme donde vivo, en primer lugar, con el objetivo de cuidar mi salud y en segundo para que ganara el ciento por ciento del salario, dijo este hombre a quien la mascarilla de protección apenas le deja ver el rostro.

La chapistería por ahora no la ejerzo, considero que lo que hago en estos momentos es más importante: ayudar a quienes hoy deben quedarse en casa para no contagiarse con la peligrosa enfermedad, comentó Arnae a la Agencia Cubana de Noticias mientras entregaba a la cocinera del SAF, ubicado en el centro recreativo La pista, los pozuelos en los que envasa la comida de los tres abuelos que atiende.

Me siento muy a gusto y feliz realizando esta tarea de contingencia, nadie me lo cuenta, yo lo vivo de lunes a domingo, el gobierno cubano no deja a ninguno de sus habitantes desamparado, sostuvo Dorta Pimentel.

Explicó que comprueba con sus propios ojos la variedad y cantidad de los alimentos, siempre una proteína entre ellos.

Mis viejitos, de más de 70 años de edad y con más de una dolencia, me aseguran que la calidad es la máxima, algo que no dudo porque tanto la cocinera como la auxiliar de cocina tienen fama de ser buenas en esas labores, comentarios que oigo de quienes son asiduos comensales en el establecimiento, explicó el majagüense.

Aseguró que aunque desea que pase rápido el peligro de la COVID-19, extrañará estas jornadas, pues les ha tomado cariño a esas tres personas que solo conocía de vista.

Ahora, al formar parte de mi rutina en el día, no dejo de preocuparme por ellas porque viven solas y muchas veces no tienen con quien conversar, refirió.

2105-arnae2.jpg

Mientras esperamos que pase el peligro, añadió, yo me ocupo no solo de llevarles los alimentos sino también de expresarles gestos afables, palabras positivas, llenas de comprensión, porque a ellos les hace falta una vía efectiva para su equilibrio emocional.

Gracias a personas como Arnae, más de mil 280 avileños reciben los servicios del SAF que se prestan en 54 establecimientos de la provincia, en momentos que exigen cuidar a los más vulnerables debido a la situación epidemiológica que se vive en Cuba.

El afrontamiento exitoso de la actual realidad demanda la búsqueda de soluciones desarrolladoras, para el bienestar y calidad de vida de los adultos mayores y esta -la de los mensajeros- es sin dudas una de ellas.
 

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar