All for Joomla The Word of Web Design

De cuando la COVID-19 acechó a Ileana y Nelson

0-8-cienfuegos-marieta.jpg

Cienfuegos, 8 may (ACN) Al matrimonio de Ileana López Rodríguez y Nelson Martínez Martín, de 49 y 54 años, respectivamente, no se le olvidará el 30 de abril de 2020 a las cuatro de la tarde, cuando les informaron que debían ir a un Centro de Aislamiento en la provincia de Cienfuegos, pues eran contacto de un caso positivo a la COVID-19.

Con pelos y señales relata sus días desde entonces Nelson, chofer de los astilleros de Cienfuegos, Astisur, quien estaba en el grupo de 16 trabajadores relacionados con un compañero del turno, contacto, a su vez, de otro caso positivo del control de foco del reparto Tulipán, en el municipio cabecera, que aún permanece abierto.

Como a las cuatro de la tarde nos dijeron que iban a llevarnos al centro de Juraguá, en el municipio de Abreus, y aunque tenía mucha preocupación, empecé a recoger mi ropa, porque entendí que cuando te dicen “pallá”, es necesario, y a las siete de la noche, llegamos al aislamiento, apunta Nelson.

En el centro de aislamiento hay buenas condiciones, y los médicos nos visitaban dos veces al día para tomarnos la presión, auscultarnos y comprobar si teníamos fiebre, siempre muy preocupados, además de que todo estaba muy limpio y no dejaban que nadie saliera a los balcones, añade.

Enfermera al fin, Ileana subraya la maravillosa atención recibida e insiste en que no tienen queja alguna ni del personal de enfermería, los médicos, o los auxiliares.

Nuevamente toma la palabra Nelson, para recordar que a las 11 de la noche del jueves les tomaron las muestras para el PCR en tiempo real, “y el domingo como a las nueve de la mañana nos dijeron estén listos para los resultados y a las dos supimos que éramos negativos y luego nos trajeron para la casa, donde tenemos que estar aislados 14 días”.

Fueron momentos muy estresantes, pensando en todos los que queremos, dice Ileana, cuyos dos hijos, ya mayores, se encuentran en sus respectivos hogares y los visitan a través de la ventana.

Ahora, todos los días viene por la mañana un estudiante de Medicina para pesquisarnos, y en la tarde pasa la doctora de la familia con la enfermera, refiere Nelson, que no tiene palabras para agradecer también a sus vecinos la preocupación constante por la salud de ambos.

Mientras hablamos, se escuchan los aplausos que cada noche los cubanos dedican al personal sanitario y que muchas veces coincidió con el regreso de Ileana de su trabajo en el Servicio de Maternidad del hospital Doctor Gustavo Aldereguía Lima.

Ahora, el matrimonio apoya desde su puerta el gesto, pues como apunta Ileana es algo ganado por los trabajadores de salud pública, porque son quienes más cerca están del peligro de contagiarse.

Ya en la despedida, recomienda a las familias que se protejan y tomen todas las medidas, porque la COVID-19 no tiene cara ni horario y es muy duro estar en un centro de aislamiento por muy bueno que esté, pensando si eres positivo o negativo, consejo que extiende cuando subraya usted también, periodista, cuídese mucho.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar