All for Joomla The Word of Web Design

Alertan sobre consumo de electricidad en La Habana

 

2004-CONSUMO.jpg

La Habana, 20 abr (ACN) Mario Castillo Salas, director general de la Empresa Eléctrica de La Habana, informó sobre el comportamiento del consumo eléctrico en la capital, el cual se disparó desde el 5 de abril último.

El incumplimiento del plan impacta de forma negativa en la economía del país, pues está vinculado directamente con la utilización de combustible en las plantas, precisó en el Consejo de Defensa Provincial.

De igual manera, la demanda -relacionada con las plantas que tenemos que poner en funcionamiento en los distintos horarios- está por encima de lo estipulado y repercute en un mal funcionamiento de la redes, dijo.

Señaló que a este perjudicial panorama se suma que La Habana no posee el mismo pico nocturno que el país, pues el resto de las provincias consumen más electricidad sobre las seis y 20 de la tarde, y la capital lo hace alrededor de las once de la noche, lo cual no está previsto en ninguna planificación, publica el periódico Tribuna.

De acuerdo con Castillo Salas, la demanda y el consumo eléctrico están mostrando un crecimiento desproporcionado, teniendo en cuenta que las temperaturas han alcanzado niveles superiores a los históricos en julio y agosto; la suspensión de las actividades de Educación provoca altos consumos en las viviendas, similar a meses de verano; y el aislamiento social provoca la coincidencia de las cargas en zonas que no estaban preparadas para eso.

Como consecuencia del alto consumo a nivel de vivienda, aumentan las posibles fallas en acometidas y metros, y el importe en la factura eléctrica, a la par que las afectaciones que se producen afectan por tiempos entre una y 2,5 horas.

A nivel de edificio o cuadra se parten o queman las acometidas de las edificaciones y solares; se disparan y/o se queman los transformadores de distribución, afectaciones perjudican a un grupo considerable de personas por tiempos entre 2,5 y seis horas, aseveró.

Estos contratiempos se solucionan con recursos existentes pero muy limitados y con costos medianos, por ejemplo, un transformador cuesta alrededor de dos mil pesos con un componente de no menos del 40 por ciento de importación y normalmente se dañan como promedio 1,2 diarios, sentenció.

El director general de la Empresa Eléctrica de La Habana realizó esta explicación detallada y escalonada y la contrastó con datos para reflexionar como que, si apagáramos solo una lámpara por vivienda en la capital por un minuto, dejaríamos de generar 0,24 MW/h, ahorraríamos en combustible 0,07 toneladas y 84 pesos al país.

Se logra tan fácil como apagando las luces de los patios y balcones que son totalmente innecesarias, destacó.

En un mes representa tres millones 820 mil pesos de ahorro y casi tres toneladas de combustible y descargaríamos las redes en más de 15 MW, lo cual significa que disminuyen las corrientes en un dos por ciento , las mismas que provocan daños en las redes eléctricas de la Empresa y las viviendas”, añadió.

Las acciones para disminuir la demanda y el consumo de electricidad, hoy insostenibles, van dirigidas tanto al sector estatal como residencial, donde se concentra el mayor problema por la falta de conciencia y ahorro.

En los establecimientos estatales se pretende realizar inspecciones sorpresivas para verificar el cumplimiento del plan de consumo de electricidad, la restricción en el uso de los equipos de climatización en los horarios picos del día y la noche, el desplazamiento del encadenamiento productivo hacia otros horarios y la desconexión de las cámaras frías.

Para la parte residencial, se planea analizar el consumo y la demanda por circuitos y por municipios, divulgar medidas de ahorro y estudiar las manifestaciones de derroche.

Igualmente, ante la inquietud de por qué tantas adversidades en la actualidad, Castillo Salas se refirió a que incluso en los meses más calientes del verano de años anteriores no había un factor de tanta coincidencia en el sector residencial; “en las vacaciones no todas las personas están en sus domicilios, sino que miles se dirigen a las playas y otros lugares de recreación.

La red está de nuevo en óptimas condiciones pues se solucionaron las fallas identificadas en varias localidades, pero es necesario ahorrar, señaló.

Si cada vivienda dona 10 minutos de luces apagadas totalmente al día en el horario que entiendan no habrá necesidad de dar apagones, acotó.

La Empresa Eléctrica de La Habana además transmitió algunas normas para revertir esta situación como aprovechar la luz solar y la ventilación natural en las casas abriendo ventanas y puertas; regular el uso de los televisores tratando de tener encendido solo uno; y congelar pomos de agua para no tener que abrir constantemente el refrigerador, entre otras.

Comentarios   

0 #1 Rolando martinez 20-04-2020 18:08
Como es posible que llamemos al ahorrohq9q3 y este al sector recidensial y duerma ensendido toda la el alumbrado público del litoral habanero, para alumbrar a una población que por la pandemia está asinada en sus casas estas luces a quien alumbran. En caso de que fuese prescindible alguna iluminación deberían reducir el gasto en el litoral y otros lugares públicos debido a la 8) desolación poblacional por la pandemia
Citar

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar