All for Joomla The Word of Web Design
24
Febrero Lunes

Arzobispo de Nueva York honra y recuerda al padre Félix Varela (+Fotos)

 

0211-arzobispo-nueva-york2.jpg



La Habana, 11 feb (ACN) Al padre Félix Varela, patriota íntegro, sacerdote ejemplar, honró hoy el cardenal estadounidense Timothy Dolan, arzobispo de Nueva York, por estos días en Cuba en misión pastoral, que responde a una invitación de los Obispos de la Isla y del Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez.

En el Aula Magna de la Universidad de La Habana y ante la urna que atesora los restos mortales del presbítero cubano, el visitante enumeró las incontables virtudes del padre Varela y destacó que en Nueva York se habla de él como pedagogo, filósofo, catedrático, político y un hombre de ciencias, pero también de fe y un excelente pastor.

Es muy importante estar aquí, afirmó el Cardenal Dolan, quien fue leyendo, una a una las tantas dotes de Varela escritas en latín en su epitafio, la primera de todas, sacerdote inmaculado, y afirmó que para ese cubano imprescindible fue Jesús el mejor profesor de todos los tiempos, la fuente mayor de conocimientos y enseñanzas.

Presentes en el homenaje, monseñor Ramón Suárez Polcari, canciller de la archidiócesis de San Cristóbal de La Habana, y monseñor Octavio Cisneros, cubano-norteamericano y obispo auxiliar de la diócesis de Brooklyn, no escatimaron elogios para referirse a “quien nos enseñó primero en pensar”, al decir de José de la Luz y Caballero.

0211-arzobispo-nueva-york.jpg

Pensar como método y pensar en Cuba, como cubanos, destacaron ambos y hablaron del padre Varela como maestro de generaciones de patriotas en el Seminario de San Carlos y San Ambrosio, donde se formaron hombres como Rafael María de Mendive, mentor entrañable de José Martí.

Nuestro Apóstol recibió esa herencia, la antorcha no pudo llegar a mejores manos, señaló monseñor Suárez Polcari y no olvidó referirse a esa casualidad -¿o causalidad?- histórica de que Félix Varela muere en 1853, justo el año en que nace Martí, tan solo 28 días después de aquel 28 de enero inolvidable.

Todos hicieron votos por el éxito de una causa que reúne a no pocos en Cuba y el mundo para la beatificación y, por qué no, la canonización del ya hoy venerable presbítero.

Para muchos santo es, lo ha sido siempre ese sacerdote íntegro, tan cubano y tan católico, uno de los padres fundadores de la patria cubana y de nuestra cultura y con todas las virtudes, enfatizaron Suárez Polcari y Cisneros, e hicieron suyas las palabras de Martí, que llamó a Félix Varela el santo cubano, porque así lo siente su pueblo.

Antes de retirarse del Aula Magna e interrogado por la prensa, el Cardenal Timothy Dolan dijo sentirse feliz y muy a gusto en Cuba, impresionado de la belleza de esta tierra y de su gente.

Durante este viaje hemos experimentado la unión y la solidaridad entre los pueblos de Cuba y Estados Unidos, manifestó el Arzobispo de Nueva York, y añadió que precisamente su visita a la Antilla Mayor es una expresión de solidaridad con el pueblo cubano.

El Cardenal Dolan fue recibido en la Universidad de La Habana por el Doctor Dionisio Zaldívar Silva, vicerrector primero de la institución, quien le ofreció pormenores sobre la historia, presente y principales proyecciones y retos de la casi tricentenaria casa de altos estudios, la más antigua del país.

Hasta el Alma Mater y la Plaza Ignacio Agramonte llegaron también el visitante y su comitiva en este recorrido por el Campus Universitario.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar