Guantánamo dispuesta a enfrentar exitosamente coyuntura energética actual

0913-obstaculo-caricatura.jpg

Guantánamo, 13 sep (ACN) Guantánamo cuenta con una matriz energética favorable para enfrentar la coyuntura actual caracterizada por el déficit de combustible, a la cual se ha referido en dos ocasiones  el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros Miguel Díaz-Canel Bermúdez, y para el cual la provincia se preparaba.

En declaraciones a la ACN, Joaquín Díaz Cantillo, director de la Empresa Eléctrica en el Alto Oriente, explicó que la primera medida es disminuir la demanda en el horario pico -de 11 antemeridiano (a.m.) a una de la tarde, y de seis a 10 pasado meridiano (p.m.)- tanto en el sector residencial, consumidor del 62 por ciento de la electricidad, como en los centros estatales y locales de trabajadores por cuenta propia.

Estas dos categorías laborales consumen el resto de la electricidad  que se genera en el territorio, donde al igual que en todo el país existen pérdidas en la trasmisión y distribución en redes.

Esclareció que la actividad de las personas jurídicas requiere más del 30 por ciento de la electricidad que no se factura a las naturales.

Díaz Cantillo especificó que los suscriptores residenciales del servicio eléctrico pueden contribuir en esta cruzada por el ahorro, desplazando el grueso de las actividades hogareñas, sobre todo la cocción de alimentos,  fuera de los horarios clave, abriendo solo las veces necesarias los equipos de refrigeración y utilizando las luces indispensables.

Ejemplificó que si cada ciudadano apaga un bombillo ahorrador o una lámpara innecesaria puede contribuir a que se restablezca el servicio en una zona afectada, al mermar considerablemente la demanda, al igual que se beneficiaría de esa medida si el caso fuera a la inversa, es decir, si es él a quien le falta la electricidad.

Aclaró seguidamente  que esos períodos de alta demanda varían  de una provincia a otra, por ejemplo, en  Guantánamo, “por donde primero amanece, el pico matutino se adelanta, lo mismo ocurre con la parte extremo occidental del país, donde el sol se esconde antes”.

En el sector estatal, dijo,  se desempolvan  medidas organizativas que datan de otros momentos cruciales, y no precisamente del Periodo Especial, se utilizarán solo los equipos imprescindibles, entre los cuales no califican los acondicionadores de aire, y cesarán las actividades en los mencionados horarios, salvo en los centros que prestan servicios vitales.

Enumeró entre estos últimos a las  instituciones de la salud: los hospitales general docente Doctor Agostinho Neto y el infantil Pedro Agustín Pérez, que figuran entre los grandes consumidores de la provincia, junto al central Argeo Martínez (ahora paralizado), el combinado lácteo, y las estaciones de bombeo de agua para la población y de riego,  que pueden acogerse a las exigencias horarias.

El entrevistado explicó que tanto la entidad que él dirige como la Oficina Nacional para el Uso Racional de la Energía (ONURE) en Guantánamo implementaron un rígido control  y chequeo sobre el consumo de esas entidades, y también sobre el de los 171  mil clientes privados, mediante inspecciones para garantizar que no se altere la medición, un hecho ilegal aliado del derroche de energía y de evasión de su pago.

Opino que Guantánamo no debe afrontar dificultades, para evitar que los apagones  sean molestia frecuente para la población, porque junto a las restricciones al sector institucional, cuenta con una capacidad instalada aceptable en el sistema energético nacional, respaldado por ocho parques fotovoltaicos (con una potencia de 13,6 megavatios-pico (MW-P), tres pequeñas centrales hidroléctricas (Guaso, Arroyón y Los Asientos), sincronizadas también.

También mencionó cuatro grupos electrógenos de emergencia (1,5 MW), que también apoyan la red central, junto a las plantas de generación de combustible diesel y fuel oil (petróleo combustible): las baterías Guantánamo,  La Yaya (Niceto Pérez), Yateras, Baracoa, Maisí, y las enclavadas en las carreteras que conducen a Caimanera y Santiago de Cuba.

Preguntado sobre los futuros parques éolicos de Maisi adelantó que ya se instalaron las torres de medición del aire y  el inicio de la inversión de la que se obtendrá esa energía aleatoria, pero limpia, prevista para el venidero año.

Subrayó que se concluya esa obra  la potencia de que dispondrá alcanzará los 300 MW, superior con creces a la máxima demanda de Guantánamo durante las dos primeras décadas de la Revolución.

Se espera que en el entorno de 2030, la matriz energética del territorio cubano más al Este de La Habana, alcance una participación del 86 por ciento en fuentes renovables, a nivel provincial,  y el 11 por ciento como país, por lo cual al prescindir en gran medida del empleo  la electricidad como portador principal, reducirá  en 92,82 mil toneladas el consumo de combustibles y dejará de emitir 285,6 mil toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar