All for Joomla The Word of Web Design

Adopción de un nuevo Código de Familia: prioridad para la FMC

20190307ALR_03.jpg

La Habana, 7 mar (ACN) El X Congreso de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) llamó hoy la atención sobre la necesidad de dotar a las familias de una legislación adecuada a las realidades presentes y que les otorgue sus derechos, determine sus deberes y garantice a todas, sin excepción, protección efectiva.
Entre las normas jurídicas que han de adoptarse para desarrollar y complementar la recién aprobada Constitución de la República, una de las que más expectativas despierta es, sin dudas, el nuevo Código de Familia, afirmó Teresa Amarelle Boué, secretaria general de la organización que agrupa y representa a las féminas cubanas.
Como la propia Carta Magna, el proyecto de Código, actualmente en elaboración, será sometido a consulta popular y referendo, y la también miembro del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de Cuba aludió a este inminente proceso como una de las principales prioridades de la FMC.
Yamila González Ferrer, vicepresidenta de la Unión Nacional de Juristas de Cuba, abogó, incluso, por una bien pensada estrategia comunicacional, que favorezca el intercambio de ideas y contribuya a esclarecer y a fomentar una cultura jurídica con perspectiva de género.
Recordó las no muy lejanas e intensas polémicas respecto al matrimonio y otros asuntos del ámbito familiar, que matizaron el proceso de reforma constitucional.
Y es que la familia, tradicionalmente considerada un espacio privado, tiene para nosotros un alcance público, social, político, precisamente porque el desarrollo pleno de esa célula primaria de la sociedad forma parte esencial del proyecto de justicia social de la Revolución, reflexionó la jurista.
Hay fenómenos, problemas, asuntos sobre los cuales hay que hablar y legislar, que tenemos que enfrentar, destacó González Ferrer, y mencionó, por ejemplo, los estereotipos sexistas que afectan la dignidad y el desarrollo de las personas e, incluso, el funcionamiento de las instituciones.
A esto sumó la violencia de género, que tiene en las féminas sus principales víctimas, la subvaloración de la paternidad, las manifestaciones de homofobia y transfobia y el hecho mismo de que en la sociedad cubana todavía son grandes las brechas en el trabajo doméstico y de cuidados.
Por último, significó que la adopción de ese Código de Familia que la Cuba de hoy y para el futuro precisa y reclama, constituirá un homenaje a la inolvidable y querida Vilma Espín, presente en todas las batallas de la mujer cubana y su organización, que tanto aportó en el campo de las normas jurídicas y que trabajó incansablemente por esta nueva legislación.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar