La Habana, Sábado 27 de Mayo de 2017 07:53 am

Otros sitios de ACN    Fotografia          Radio

 
  

¿Por qué le decían “el arañero de Sabaneta” a Hugo Chávez?

Compartir :
Tamaño letra:

El presidente venezolano, Hugo Chávez Frías (I), con su homólogo cubano, Fidel Castro Ruz (D), en Cordova, Argentina, el 21 de julio de 2006 ACN FOTO/ Roberto CANDÍA/ AP/ Cortesía Prensa Presidencial Venezuela

La Habana, 20 mar (ACN) Cuentan quienes le conocieron personalmente que el líder de la Revolución cubana, Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, nunca reía tanto como cuando estaba cerca de su amigo y camarada, el presidente Hugo Chávez.

Y es que el mandatario bolivariano era el típico “cacho” del llano venezolano, un hábil narrador que rellenaba con pinceladas de fantasias sus historias, pero con un marcado acento en la génesis de su vida, cuando el pequeño Hugo se forjó en el trabajo para ganar el sustento diario.

Hoy la serie Comandantes le propone detalles de la infancia del líder de Venezuela que marcó el final del siglo XX de ese país y el comienzo del XXI; una de tantas anécdotas de las que disfrutó Fidel: el arañero.

El arañero

Por Hugo Chávez Frías

Ustedes saben que yo vendía arañas (pequeños dulces hechos de fruta bomba verde). Desde niño, más o menos, tengo noción de lo que es la economía productiva y cómo vender algo, cómo colocarlo en un mercado.

Mi abuela terminaba las arañas allá en Sabaneta -mi pueblo natal- y yo salía disparado. ¿Pa’ dónde iba a coger? ¿Pa’l cementerio? Estaría loco. Allá estaba a lo mejor una señora acomodando una tumba, a lo mejor un entierro. Si había un entierro entonces yo aprovecharía ¿verdad? Pero no, ¿pa’ dónde? Pa’l Bolo.

Más de una vez mi papá me regañó: “¿Qué haces tú por aquí?” “Vendiendo arañas, papá”. Todas las tardes, a las cinco, se veían allá los hombres del pueblo. Mi papá jugaba bolos porque él es zurdo y lanzaba bien.

En el bolo yo vendía la mitad, y después pa’l cine. La concentración, pues, en la Plaza Bolívar. A la salida de la misa estaba yo, mire, con mi bichito aquí: “Arañas calientes”, no sé qué más. Y le agregaba coplas: “Arañas calientes pa’ las viejas que no tienen dientes”, “arañas sabrosas, pa’ las muchachas buenamozas”, cosas así. Arañas calientes, araña dulce, pa’ no sé qué. Yo inventaba, ya casi se me olvidaron las coplas.

A las muchachas yo les cantaba. Dígame si salía por ahí Ernestina Sanetti, ¡ah!, yo le cantaba. Ernestina Sanetti, Telma González, de las bonitas del pueblo. Entonces vendía mis arañas ahí donde estaba el mercado y la concentración.

¡Cómo olvidar las fiestas de Sabaneta! Yo era monaguillo, tocaba las campanas, y había que tocarlas duro los días de fiesta. Y la abuela: “¡Huguito, hay que buscar más lechosa (fruta bomba)!”.

Porque en los días normales yo vendía no más de veinte arañas dulces; eran dos bolívares con un real. En cambio, en las fiestas se vendían hasta cien arañas diarias. Mi abuela se levantaba muy temprano. Yo la ayudaba; le comía las paticas a las arañas. Y le regalaba una a Hilda, que me gustaba aquella muchachita. Me quedaban por lo menos dos lochas todos los días, para montarme en la montaña rusa y la vuelta a la luna aquella.

Me gustaba ir al circo y ver a las trapecistas bonitas que se lanzaban. De cuando en cuando iba un elefante, un tigre en una jaula, y uno vivía las ilusiones del mes de octubre. Dígame en las fiestas patronales. ¡No! Estábamos en emergencia, había que buscar lechosa no sé, hasta allá en el río, porque se vendía mucho, y además no teníamos competencia. La única casa donde se hacían arañas en este pueblo era la casa de Rosa Inés Chávez. Sí, un monopolio.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refrescar


Enlaces DE CUBA
Agencias