All for Joomla The Word of Web Design

Adelantan contenido de libro sobre el acueducto de Guantánamo (+Fotos)

 

0916-libro.jpg

Guantánamo, 16 sep (ACN) Una comparencia sobre el contenido de un libro que narra la historia del acueducto de Guantánamo se impartió hoy en la librería Asdrúbal López, de esta ciudad, con la participación de historiadores, arquitectos e ingenieros de la sexta urbe cubana más poblada.

El texto El agua que tardó en llegar, en preparación para entregarse a la guantanamera editorial El Mar y la Montaña, fue esbozado por los autores, a propósito del aniversario 119 de esa obra hidráulica, el venidero 21 de noviembre.

Más que la historia del acueducto quisimos mostrar el desarrollo de la voluntad hidráulica en Guantánamo, del cual la provincia ha sido gran beneficiada, por iniciativa de Fidel (Castro), subrayó el Historiador de la Ciudad, José Sánchez Guerra, coautor junto a los multilaureados ingenieros Pablo Riesco Benítez y Gerardo Fernández Puisseaux.

0916-libro1.jpg

El ingeniero Raúl Mesa Belón, miembro de la Junta Directiva Provincial de la Unión Nacional de Arquitectos e Ingenieros de la Construcción (UNAICC), calificó de fructífera esa alianza entre la organización social profesional y la Unión Nacional de Historiadores de Cuba (UNIHC), de cuyo ejecutivo nacional Sánchez Guerra forma parte.

Por su parte, el presidente de la UNAICC en Guantánamo, el arquitecto Max Singh Castillo, opinó que la iniciativa traspasa el umbral editorial y sirve de punto de partida para empeños mayores, en beneficio de ambas organizaciones de carácter social-profesional.

Como primeras fuentes de abasto del caserío inicial, el Saltadero, nombrado posteriormente Santa Catalina de Guantánamo, destacan el agua que se trasladaba desde el río Guaso y los pozos artesanos, construidos por personas con poder económico.

Los antecedentes de la obra se remontan a 1855, cuando el comandante Enrique Sánchez Manjón, gobernador de la jurisdicción de Guantánamo, propuso a la Junta Municipal la creación de un acueducto, sobre el cual no se volvería hablar hasta julio de 1887.

A principios de 1899 el ingeniero Eduardo Chibás Guerra, padre del líder revolucionario de igual nombre, promovió con idéntico propósito un encuentro entre el alcalde Pedro Agustín Pérez y Leonardo Wood, a la sazón Gobernador Militar Norteamericano, para explicarle la difícil situación sanitaria de la villa.

En su monografía se expone que en el verano del citado año se delegaron en Chibás Guerra los estudios de campo para la construcción del acueducto, y en el catalán Juan Payás la función de contratista, "luego del crédito de 10 mil dólares mensuales conseguidos por el alto funcionario yanqui".

El Ayuntamiento nombró en septiembre una comisión para el estudio de los gastos e ingresos que originaría la administración del acueducto, terminado el 21 de noviembre de 1901, fecha prevista en el programa de actividades por el aniversario 150 del otorgamiento del título de villa a esta ciudad.

0916-libro2.jpg

El acueducto comprendía una represa construida en el cauce del río Guaso, a una altura de 130 metros sobre el nivel del mar, situado al norte del poblado del mismo nombre, en las estribaciones de la sierra Guaso.

En este lugar, según precisan Sánchez Guerra, Riesco Benítez y Fernández Puisseaux, radica la represa, desde la cual una conductora de 15 kilómetros entronca con la calle Martí y el 13 norte, en la hoy sexta urbe cubana más poblada.

A partir de esa intersección -se lee en el texto original- nace la red de distribución suministradora de 72 litros por segundo (l/s) a la población, menos de la décima parte de los mil 200 l/s que entrega hoy la planta potabilizadora Guaso, garante del abasto a la mayor parte de la Villa, luego de su reciente rehabilitación.

Según Sánchez Guerra, la diferencia es notable, aun cuando debe tenerse en cuenta que la población de la ciudad ascendía entonces a siete mil 137 habitantes y hoy supera los 200 mil.

Y añadió: Sin dudas fue aquella la obra social más importante emprendida en la etapa de la alcaldía de Pedro Agustín Pérez, que a su probidad como funcionario público sumaba el mérito de ser el único guantanamero que alcanzó el grado de mayor general del Ejército Libertador.