All for Joomla The Word of Web Design
  • En sentido estricto, todas las palabras en español tienen sus correspondientes voces homógrafas, es decir, que tienen la misma grafía de otras. Como hay voces que pueden crear alguna incertidumbre por no poderse precisar a cuál de sus significados se refiere, se decidió acentuar algunas de ellas con una marca diferenciadora llamada tilde diacrítica.

  • Los diferentes tipos de secuencias vocálicas dan lugar a hiatos, diptongos y triptongos que repercuten en la acentuación.

  • El sistema de acentuación gráfica de la lengua española está estructurado en un grupo de reglas que norman su uso, por lo que violentar una sola de esas regulaciones quebranta lo que hoy se establece.

  • En este contexto, una atención independiente merece en la acentuación, por su frecuencia de uso, la tilde diacrítica en determinados casos, como en la voz solo –que puede tener valor adverbial y valor adjetivo– y en los pronombres demostrativos.

  •  El sistema de puntuación actual del español es el resultado de un largo y lento de evolución, desde uno sencillo de notación de pausas respiratorias y delimitación de unidades básicas de sentido hasta otro más rico y complejo, tanto en el inventario de signos como a las funciones asignados a cada uno de ellos.

  • El Imperio romano se caracterizó por una forma de gobierno autocrática. Nace de la expansión de su capital, Roma, que extendió su control en torno al mar Mediterráneo.

  • En su devenir histórico la lengua española ha reflejado diferentes estructuras y voces que ha enriquecido su caudal. Su historia podría remontarse 300 000 a.n.e. Es en la época llamada protohistoria –primera historia– donde se ubican los primeros testimonios escritos.