La Habana, Martes 21 de Agosto de 2018 12:27 am

 ACN Hoy  Tormenta Alberto                                                      Otros sitios de ACN    Fotografia          Radio

 
  

La soledad, no tan mala consejera

Compartir :
Tamaño letra:

Soledad

Sancti Spíritus, 5 ago (ACN) Si bien es cierto que para unos cuantos la soledad puede ser aterradora, se conoce que esta hace más libres a las personas, ya que aquellos que no saben lidiar con el hecho de estar solos tienen la tendencia a obsesionarse con relaciones nocivas o planes infructuosos.

Científicos plantean que resulta necesario saber vivir con uno mismo, que no es igual a ser ermitaños o antisociales, sino a que la soledad es necesaria porque permite conocer el propio carácter, determinar qué se desea o no y a valorar lo que se tiene.

Por los años 90 Reed Larson, profesor de desarrollo humano de la Universidad de Illinois, en Chicago, Estados Unidos, llevó a cabo un estudio con adolescentes en el que se les pedía que llevaran un buscapersonas y durante unos días tenían que decir con quién estaban, qué hacían y cómo se sentían.

De esta forma la investigación validó que cuando estaban solos se encontraban más tristes, y que al volver a estar en compañía sus indicadores de felicidad aumentaban comparativamente.

De algún modo, la soledad actúa como una brújula, que hace valorar más lo que se tiene, “una medicina amarga”, resumía Larson.

De acuerdo con el análisis publicado en la revista Harvard Business Review, la soledad también ayuda a desarrollar el talento, en tanto refiere que grandes científicos no hubieran llegado a sus conclusiones sin espacios para desarrollar su trabajo a solas.

Asimismo, la revista apuntó, además, que los líderes mundiales deben asumir en determinado momento la soledad para tomar decisiones y reflexionar acerca de determinados problemas.

Se recomienda, incluso, que en las vacaciones y en la agenda de trabajo el ser humano se tome un tiempo a solas, sin distracciones del entorno social, y a esto se le incluye, según expertos, alejarse de los móviles y la televisión.

El fin no es crear una soledad guiada por la red de redes o la televisión, sino hacer un paréntesis que permita reflexionar, disfrutar de aficiones personales, hacer deporte o simplemente, no hacer nada.

Y aunque no se entienda por quienes nos rodean, ese pequeño espacio  necesita ser defendido, ya sea ante la pareja, la familia o los amigos; solo así se podrá descansar y luego disfrutar más de las personas, así como redefinir o consolidar los proyectos de vida.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refrescar