La Habana, Sábado 18 de Noviembre de 2017 12:47 pm

 ACN Hoy     Bloqueo     Elecciones                                                                  Otros sitios de ACN    Fotografia          Radio

 
  

Bautismo en el corazón del Escambray ( + Fotos )

Compartir :
Tamaño letra:

Linieros trabajando en el Escambray. ACN

   Los protagonistas de esta historia en su mayoría son jóvenes recién graduados de un curso básico para linieros, quienes alcanzaron su bautismo en caliente en el corazón del Escambray, severamente impactado al paso del huracán Irma por el centro de Cuba.
   Según el semanario Vanguardia, ellos integraron cuatro de las 133 brigadas de linieros de nueve provincias que intervinieron en la rehabilitación del sistema eléctrico en Villa Clara, considerada como la recuperación más rápida en la historia de tales fenómenos en Cuba.
   Estábamos preocupados porque los muchachos se enfrentarían al trabajo en la montaña y solo uno de los linieros poseía esa experticia, por lo que el resarcimiento de la red en esas condiciones topográficas sería la primera barrera a superar, dice René Alemán, director de la Empresa Eléctrica de Isla de la Juventud.
   Ya en el municipio de Manicaragua, localizado en el sudeste de Villa Clara, salimos rumbo a Pico Blanco, y en el accidentado relieve tropezamos con el primer inconveniente, los carros no cumplían los requisitos técnicos para subir las montañas del Escambray, narra Marcos Borroto, jefe de brigada.
   La alternativa, para llegar a esa zona de difícil acceso, fue hablar con los campesinos, quienes facilitaron las arreas para el trasiego de equipos y herramientas, mientras nosotros continuábamos el ascenso a pie, explica el único en el colectivo con experiencia en el trabajo en la montaña en la República Bolivariana de Venezuela.
   Trabajamos bajo lluvia, enfangados, cruzamos ríos crecidos atados con soga por la cintura, del mismo modo bajamos las elevaciones, había que llegar a los 15 asentamientos y caseríos y así lo hicimos, interrumpe Fernando Jardines, liniero especializado y uno de los jefes de brigada.
   Refiere que en Manicaragua encontraron un panorama desolador, además de los daños a inmuebles y a la naturaleza, sobre el suelo yacían líneas y postes, la mayoría partidos y a falta de técnica levantaron a mano y en condiciones difíciles transformadores y postes, porque había que dar servicio a la población.
   Arribamos a la zona del Escambray como “piratas” a robarnos el corazón de la gente y allí plantamos bandera hasta dar servicio incluso a asentamientos con cuatro o cinco familias, ese es un ejemplo de la grandeza de la Revolución de Fidel y Raúl, enfatiza Fernando Jardines, otro de los jefes de brigada.
   Fue una experiencia bonita y mi combate en la Sierra en situaciones adversas, refiere sonriente Erick Orosco, uno de los 18 inexpertos del Contingente Jesús Montané, en tanto su coetáneo Eider Martínez, recuerda que en Pico Blanco durmieron en casa de los campesinos para concluir en tiempo las labores de recuperación.
   El Comandante nos enseñó que Revolución es sentido del momento histórico y nosotros salimos también a aportar nuestro granito en esa provincia central. Cuando se hacía la luz en cada uno de los hogares los campesinos gritaban ¡Vivan Fidel y Raúl! y yo de tanta emoción lloré, dice sin pudor Martínez.
   Generalmente, el oficio de liniero es de tradición familiar y Orosco no escapó a su destino, aunque- según él- nunca pasó por su cabeza seguir los pasos del padre.
   La dirección confió en nosotros los más experimentados y no tuvimos que lamentar accidentes, afirma Borroto en tanto los bisoños Orosco y Martínez no ocultan la satisfacción que experimentan por un regreso con el deber cumplido y el reconocimiento de la dirección del país.
   Asegura Alemán que los novatos se consagraron al asumir con disciplina y entrega la misión de dar electricidad a los pobladores de Manicaragua en tiempo récord, “ese fue su bautismo en caliente en el corazón del Escambray”, asevera en tanto sonríe.

Linieros trabajando en el Escambray. ACN

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refrescar