La Habana, Domingo 17 de Noviembre de 2019 07:55 pm

 ACN Hoy  Reforma Constitucional  Más que médicos Bloqueo                           Otros sitios de ACN    Fotografia          Radio

 

Las mentiras de Craft, que el mundo no se traga (+Audio)

Compartir :
Tamaño letra:

1107- Kelly-Craft.jpg

    A estas horas Donald Trump debe haberse comunicado con Kelly Craft para felicitarla, no ya por un discurso que, claro está, conocía, y que su representante llevó a la Asamblea General de la ONU bien leído y estudiado, sino por el rostro y tono imperturbables con que pronunció lo que de principio a fin no fue sino una sarta de mentiras.
   Hasta esa primera frase, que sacada de contexto pareciera inobjetable, de que EE.UU. decide con quien comercia, termina siendo, si de su genocida bloqueo se trata, el mayor embuste y el más grande escarnio a la comunidad de naciones, a las que por obra y gracia de la aplicación extraterritorial de sus leyes, pretende privar de su no menos soberano derecho a comerciar con Cuba.
   Todavía la Asamblea tuvo que soportar el regaño del Imperio, a quien, según la embajadora Craft, preocupa sobremanera que el mundo no comprenda cuán nobles propósitos lo animan y que año tras año haga causa común con Cuba, cuyo gobierno abusa de su pueblo, viola todos sus derechos y, para colmo, apoya al régimen de Nicolás Maduro y contribuye a desestabilizar a toda una región.
   Ofende quien puede, no quien quiere, pero en verdad, el actual inquilino de la Casa Blanca y sus colaboradores no conocen límites.
   En esa misma sala, que en Naciones Unidas acoge a la Asamblea General, hace apenas tres años Barack Obama -igual adversario, pero no troglodita- reconoció el altruismo y la profesionalidad de los médicos cubanos, esos a los que hoy Trump y compañía atacan.

EE.UU. CARECE DE AUTORIDAD PARA CRITICAR SOBRE DERECHOS HUMANOS 

   De darle a Craft y a sus jefes la respuesta merecida, se encargó el canciller Bruno Rodríguez Parrilla, en cuya voz Cuba no solo fue desbaratando, una a una, viejas y nuevas patrañas, sino que le cantó muchísimas verdades a Estados Unidos, ese que casi nunca muestra Hollywood, porque la pesadilla no vende.
   Y, más que Bruno, la gran respuesta se la dio el mundo al Imperio arrogante: esa pizarra tiñéndose, voto a voto, de verde, el color de la esperanza, tendría que acabar convenciéndolo, de que, sin importar la mentira, los chantajes y presiones, a pesar, incluso, de algunos personajillos que se uncen solitos al carro de la infamia, el bloqueo es una batalla que hace rato perdió.

 

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refrescar