La Habana, Viernes 15 de Noviembre de 2019 02:58 am

 ACN Hoy  Reforma Constitucional  Más que médicos Bloqueo                           Otros sitios de ACN    Fotografia          Radio

 

Más que tierras y propiedades, desaparecería nuestra historia

Compartir :
Tamaño letra:

0716-palacio-pioneros-las-tunas.jpg

   Las Tunas, 16jun (ACN) De aplicarse un engendro norteamericano como la Ley Helms-Burton, perderíamos no solo las tierras y propiedades que hoy están a disposición del pueblo cubano, también desaparecería nuestra historia, dijo Víctor Manuel Marrero Zaldívar, historiador de la ciudad de Las Tunas, al referirse a la activación del título III de esta ordenanza.
  Al referirse a las principales consecuencias que sufriría la provincia si se activara el título III de esta Ley, por solo citar el ejemplo de un sector, el de educación, el intelectual significó a la Agencia Cubana de Noticias los cientos de instalaciones donde estudian miles de niños y jóvenes, las cuales están ubicadas en terrenos que fueron propiedad de hacendados y terratenientes.
  El Palacio de Pioneros, y los terrenos que le rodean, pertenecían al potentado Oscar Varona, era la clásica mansión con tierras aledañas y una arquitectura verdaderamente imponente, sitio destinado hoy a actividades culturales, recreativas y acampadas, y donde funcionan 40 círculos de interés.
  En estos terrenos que llegaban  hasta el kilómetro siete de la carretera Las Tunas--Jobabo, --agregó Marrero— desde hace más de 20 años se encuentra la Escuela de Iniciación Deportiva Carlos Miguel Leyva González, con 26 deportes en las categorías escolares y juveniles, es uno de los principales centros de entrenamiento de la provincia.
 Otra de las lujosas  viviendas pertenecía al hacendado don Claudio Aguilar, uno de los hombres más adinerados y famosos de la época. Enclavada en el mismo centro de la ciudad, hoy es la Casa de la Cultura Tomasa Varona, una entidad de referencia para la promoción de distintas manifestaciones artísticas y la formación de aficionasdos a la música, las artes plásticas y el teatro, fundamentalmente.
 Ya sean tierras o propiedades las que pertenecieron a adinerados magnates, la Revolución Cubana las convirtió en círculos infantiles, escuelas primarias, instituciones de la salud pública, todas al servicio del pueblo sin hacer distinciones de razas, procedencias o posibilidades económicas, subrayó el historiador.
 Aunque varios, como el millonario Hipólito Chacón  --agregó--, murieron sin dejar descendientes, siempre habrá quien busque la afinidad para intentar obtener un filón más de lo que ya no les pertenece, al igual que harían con terrenos que hoy son ocupados por la Escuela Profesional de Arte El Cucalambé, y la totalidad de las universidades tuneras.
 La Escuela de Arte, en la que más de 350 estudiantes de ambos niveles estudian danza moderna y folclórica, piano, violín, viola, violonchelo, trompeta, trombón, guitarra y tres, y otras nueve especialidades de música, también desaparecería.
 Mientras que las universidades del territorio, la de las ciencias médicas y en los campus que se estudian las carreras de cultura física, ciencias económicas, ingeniería industrial, informática, derecho, comunicación social y muchas más entre las que se encuentras también las de perfil pedagógico, perderían su ubicación actual, instituciones que son la cantera de los profesionales cubanos y que año tras año gradúan a miles de jóvenes.
  Tal parece que los señores americanos no han leído historia de Cuba, pues no conocen la raíz profunda del pueblo cubano, de la dignidad y el decoro del pueblo cubano, del patriotismo amalgamado por siglos con un signo de rebeldía ante la injusticia, concluyó el historiador.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refrescar