La Habana, Sábado 15 de Junio de 2019 04:29 pm

 ACN Hoy  Reforma Constitucional  Más que médicos Bloqueo                           Otros sitios de ACN    Fotografia          Radio

 

La Helms-Burton viola la columna vertebral del Derecho Internacional, dice jurista

Compartir :
Tamaño letra:

 

0524-ley-helms-burton-1-caricatura-osval.jpg

Santiago de Cuba, 24 may (ACN) En principio la Ley Helms-Burton viola la columna vertebral del Derecho Internacional, justamente los principios del Derecho Internacional Público contenidos en el artículo 2 de la Carta de Naciones Unidas, expresa el Doctor en Ciencias Jurídicas Freider Santana Lescaille.

El profesor de Derecho Internacional Público de la Facultad de Derecho de la Universidad de Oriente apunta entre los más quebrantados el principio de igualdad soberana de todos los Estados; el arreglo pacífico de las controversias; la abstención de cualquier Estado de recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza contra la integridad territorial o política de cualquier Estado.

Todos los mencionados y otros, como el principio de libre determinación de los pueblos, apuestan a la construcción de un mundo en paz y seguro internacionalmente.

El contenido de la paz en el planeta debemos entenderlo desde una perspectiva amplia, no se trata solo de condenar o evitar la guerra, sino de lograr relaciones internacionales armónicas y de cooperación entre todos los sujetos de Derecho Internacional, entre los cuales los Estados son los más importantes, sin menospreciar el actuar de las organizaciones internacionales, enfatiza el experto.

La Ley Helms-Burton, subraya Santana Lescaille, atenta contra esa paz y seguridad en el ámbito del comercio y el orden económico internacional, por su carácter extraterritorial y anti juridicidad.

De acuerdo con el profesor, otro principio que en el contexto de análisis de esta Ley adquiere notoriedad es el de inmunidad de jurisdicción, que puede entenderse como el atributo de tod Estado soberano que impide que otro Estado ejerza jurisdicción sobre los actos que realice en ejercicio de su potestad soberana.

Es decir, un Estado debe abstenerse de ejercer jurisdicción en un proceso iniciado ante sus tribunales contra otro Estado.

La Ley Helms-Burton justamente establece lo contrario, su capítulo III, de reciente aplicación, no reconoce este principio cardinal del Derecho Internacional, por ello resulta tan nocivo desde el punto técnico legal para el Derecho Internacional Público, argumenta el Doctor en Ciencias Jurídicas.

En las clases de quien acumula una vasta experiencia docente, los estudiantes siempre preguntan sobre el origen, causas y cómo se debieron solucionar los problemas que dieron argumento, si es que lo tiene, a los promoventes de esta Ley en Estados Unidos.

Hay un hecho que no debe pasarse por alto, y es el recrudecimiento del bloqueo norteamericano con la intención final de desgastar y socavar la Revolución cubana y estrangular al pueblo, con su política genocida.

La excusa de la Ley es el proceso de nacionalizaciones que el Estado cubano desarrolló a inicios del período revolucionario, luego del triunfo de la epopeya en 1959, al que le asistía el derecho de nacionalizar para desarrollar el país.

El Derecho Internacional reconoce ese derecho y ha sido ampliamente regulado desde varios cuerpos internacionales, entre los que se destacan las Resoluciones de la Asamblea General de las Naciones Unidas 1803 (XVII), 3171 (XXVIII) Y 3281 (XXIX), esta última más conocida como la Carta de Derechos y Deberes de los Estados, expresa el entrevistado.

Entre estos textos, insiste, puede acentuarse en la Resolución 1803 (XVII) lo concerniente a “La cuestión de la Nacionalización”, en la que se establece que la legislación interna y el Derecho Internacional son los órdenes jurídicos que deberán regular el monto y las condiciones de una indemnización acordada por el Estado que nacionaliza o expropia los bienes en manos de extranjeros”.

Este mismo cuerpo internacional estatuyó que si se producen litigios relativos a la indemnización que debe pagarse por una nacionalización, las partes deben primeramente agotar la jurisdicción nacional del Estado que dispuso la medida.

Esto no ha sido cumplido, en el caso de aquellos que han utilizado lo dispuesto en la Ley Helms-Burton en su Capítulo III en tribunales norteamericanos; no han utilizado los mecanismos internos existentes en nuestro país para resolver el conflicto, concluye Santana Lescaille.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refrescar