La Habana, Domingo 18 de Agosto de 2019 09:52 am

 ACN Hoy  Reforma Constitucional  Más que médicos Bloqueo                           Otros sitios de ACN    Fotografia          Radio

 

Los espirituanos condenan la Ley Helms-Burton

Compartir :
Tamaño letra:

0510-ley-helms-burton.jpg

Sancti Spíritus, 10 may (ACN) Desde que el dos de mayo último, el gobierno de Estados Unidos activara el Título III de la Ley Helms-Burton se ha intensificado el rechazo de los cubanos a esa decisión, que ha sido cuestionada por muchos países.
  En la provincia de Sancti Spíritus en reuniones de vecinos, a través de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), la organización de masas más grande de Cuba, centenares de habitantes de ese territorio se sumaron a la condena de ese engendro legislativo.
  Varios cederistas alzaron sus voces contra la Ley y principalmente contra su Título III, el cual permite a nacionales de Estados Unidos demandar a quienes “trafiquen” con “propiedades norteamericanas” en Cuba.
  Según el espíritu del mencionado acápite, se consideran al amparo de esta ley las propiedades norteamericanas que fueron nacionalizadas en el archipiélago a principios de la Revolución en correspondencia con una decisión legítima y legal del gobierno cubano.
  La Carta de Derechos y Deberes Económicos de los Estados, aprobada por la Asamblea General de la ONU en 1974, dispone que “todo Estado tiene derecho a nacionalizar, expropiar o transferir la propiedad de bienes extranjeros, en cuyo caso, el Estado que adopte esas medidas deberá pagar una compensación apropiada, teniendo en cuenta sus leyes y reglamentos aplicables y todas las circunstancias que el Estado considere pertinente.
  Cuba nacionalizó propiedades de varias naciones y solo Estados Unidos se negó a las propuestas de compensación realizadas por el gobiernorevolucionario; sin embargo otros países como Francia, Suiza, Gran Bretaña, Canadá y España adoptaron una posición respetuosa y con ellos se establecieron acuerdos de indemnización.
  El 12 de marzo de 1996, el Presidente de Estados Unidos, William Clinton firmó y puso en vigor la llamada Ley de la libertad cubana y solidaridad democrática de 1996, o Ley Libertad.
  Con ese cuerpo legal, más conocido por los nombres de sus principales promotores, el senador republicano Jesse Helms y el representante Demócrata Dan Burton, están comprometidos los sectores más conservadores y ultraderechistas del espectro político estadounidense y cubanoamericano.
  Los espirituanos, al igual que la inmensa mayoría de los cubanos, han expresado en todas las reuniones realizadas bajo la denominación de Barrio-debates que con la Ley Helms-Burton no hay entendimientos porque es agresiva, irrespetuosa e irracional.
  La Asamblea Nacional del Poder Popular, en sesión celebrada el 24 de diciembre de 1996, aprobó la Ley 80, llamada Ley de la Dignidad y Soberanía Cubanas, la que en su artículo número uno declara ilícita la Helms-Burton, además de  inaplicable y sin valor ni efecto jurídico alguno, por lo que resulta nula alguna reclamación sustentada en ella, de persona natural o jurídica, cualquiera que fuese su ciudadanía o nacionalidad.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refrescar