0502-remigio-ferro.jpg

La Habana, 2 may (ACN) Rubén Remigio Ferro, presidente del Tribunal Supremo Popular, afirmó en la capital que ante la aplicación desde hoy del Título III de la Ley Helms-Burton, el mundo deberá definirse si se rebela contra esta norma extraterritorial, violatoria del Derecho Internacional, o si se deja avasallar por los designios del imperio.

En declaraciones a la Agencia Cubana de Noticias Remigio Ferro expresó que no solo el referido título sino “la legislación toda es un engendro surgido de los sentimientos más negativos que puede albergar un segmento de la humanidad”,  en clara alusión a los personeros del gobierno estadounidense que, en contubernio con la mafia cubano-americana, anhelan derrocar la Revolución recrudeciendo el bloqueo.

Uno no se puede imaginar que legisladores, juristas y políticos serios puedan prestarse para promover una norma que viola todos los principios universalmente reconocidos del Derecho, de la soberanía, de la sociología, de la política; estamos ante algo insólito, inaudito, tan agresivo como contrario a la ley de gravedad de la tierra, acotó el funcionario.

El presidente del Tribunal Supremo Popular señaló que con la Helms-Burton se pone de manifiesto también cómo el imperialismo norteamericano va conminando a la humanidad hacia una situación dramática, a partir de la imposición de la sinrazón, del sin sentido, de la ley de la fuerza, del desconocimiento de cualquier proceso construido por los saberes humanos de todo tipo a través de la historia.   

Recordó que las nuevas amenazas y agresividad de Estados Unidos hacia la mayor de las Antillas no son nuevas para los cubanos “porque durante todos años de Revolución venimos enfrentándonos a todo tipo de embates, y estamos seguros que seguiremos venciéndolos, no nos van a doblegar”, aseguró.

Remigio Ferro subrayó finalmente que el mundo tendrá que definirse si se rebela a partir de ahora, en que entra en vigor el Título III de la Helms-Burton, o si se deja imponer esas normas que van en contra de la soberanía de los pueblos y del Derecho Internacional.

Con el mencionado título se abre la posibilidad de, ante tribunales norteamericanos, presentar demandas contra propiedades de personas jurídicas y naturales nacionalizadas en Cuba poco después del triunfo de la Revolución en 1959, medida que además de afectar a la población y a instituciones del Estado afectaría también la inversión extranjera.

Precisamente este primero de mayo, en plazas, avenidas y calles de ciudades, y en poblados, millones de cubanos condenaron el recrudecimiento del bloqueo a través de la Helms-Burton y las recientes y amenazantes declaraciones del presidente Donald Trump y otros personeros de su gobierno contra la Isla y la República Bolivariana de Venezuela.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar