0702-tierra.jpg

La Habana, 6 feb (ACN) Con la Tarea Ordenamiento, ha sido visible un aumento de salario en el sector estatal, aunque para quienes producen la tierra en usufructo el panorama no ha sido el mismo, por ello se buscan opciones para incrementar los ingresos de los trabajadores y continuar brindado servicios de calidad.

El organopónico Arcoiris que pertenece a la Cooperativa de Crédito y Servicios (CCS) Gabriel Valiente, del municipio capitalino Habana del Este, cuenta hoy con cuatro trabajadores que atienden 0.6 hectáreas con 88 canteros.

Idelvis Bombino Bravo, representante del organopónico Arcoiris, perteneciente a la Cooperativa de Crédito y Servicios (CCS) Gabriel Valiente, del municipio capitalino Habana del Este, ofrece declaraciones  a la Agencia Cubana de Noticias (ACN). 6 de enero de 2021.  ACN FOTO/Omara GARCÍA MEDEROS.jpg

Idelvis Bombino Bravo, representante del organopónico, explicó en exclusiva a la Agencia Cubana de Noticias que, como es un área pequeña, aún cuando los resultados productivos son favorables, solo con lo que se produce se debe asegurar el salario de los cuatro trabajadores.

Antes de la Tarea Ordenamiento, lo que cobraban satisfacía en cierta medida las necesidades pues estaba por encima de muchos salarios estatales, con las nuevas medidas que conllevan el alza de precios en productos y servicios, el ingreso es insuficiente.

Debido a que cuentan con la misma cantidad de tierra, la cual se explota al máximo posible, los rendimientos y ganancias continúan iguales, por ello, los trabajadores tienen puestas sus esperanzas de mejora salarial en una casa de posturas que comenzará a funcionar el próximo mes.

En el organopónico Arcoiris, perteneciente a la Cooperativa de Crédito y Servicios (CCS) Gabriel Valiente, del municipio capitalino Habana del Este, fertilizan los suelos con materia orgánica del estiércol del ganado, proporcionado por la propia CCS, o del humus de lombriz que lo confeccionan en el lugar. 6 de enero de 2021. ACN FOTO/Omara GARCÍA MEDEROS

Para la casa, que se encuentra en la finca de un cooperativista, ya se montó el sistema de riego y toda la infraestructura necesaria, además se contrató la semilla certificada que se va a utilizar, en un primer momento de ají y tomate, productos demandados hoy por los campesinos.

Es una tarea que conlleva esfuerzo, pero que puede generar ingresos favorables, ya que en estos momentos las posturas son muy codiciadas y además su precio ha subido de 40 centavos a más de un peso, señaló.

Para la nueva experiencia se contratará a dos trabajadores, con el fin de que ninguna de las dos áreas se vea desprotegida pues Bombino Bravo comprende la importancia de ambas para satisfacer la demanda tanto de productores como de la población.

Además de esta estrategia se continúa apostando por prácticas agroecológicas, que son saludables pero también contribuyen a no tener dependencia de productos externos y a ser más autosustentables.

Por ejemplo, en el organopónico Arcoiris los plaguicidas y fungicidas que necesitan los obtienen mediante el tratamiento de distintas plantas o la siembra de otras para usarlas como repelentes, tal es el caso del romero y el orégano.

Asimismo, fertilizan los suelos con materia orgánica del estiércol del ganado, proporcionado por la propia CCS o del humus de lombriz que lo confeccionan en el lugar, destacó el productor.

Pelayo Sarmiento, jefe de la Finca Néstor de Arangure de la Cooperativa de Crédito y Servicios (CCS) Gabriel Valiente, del municipio capitalino Habana del Este, ofrece declaraciones  a la Agencia Cubana de Noticias (ACN). 6 de enero de 2021. ACN FOTO

Para Pelayo Sarmiento, jefe de la Finca Néstor de Arangure de la misma CCS, la situación es parecida; comentó a la Agencia Cubana de Noticias que sus cinco trabajadores, a partir de la Tarea Ordenamiento, no alcanzan hoy el salario mínimo del país.

Debido a ello, y a que comprenden la necesidad de su tarea de hacer producir la tierra para ofrecer alimentos a la población, han intencionado aún más las siembras.

Con productos como zanahoria, acelga, ajo de montaña, lechuga, tomate y apio, en una hectárea de tierra no hay ningún espacio desaprovechado, según pudo comprobar un equipo de esta redacción.

Con productos como zanahoria, acelga, ajo de montaña, lechuga, tomate y apio, en una hectárea de tierra no hay ningún espacio desaprovechado, en la Finca Néstor de Arangure de la Cooperativa de Crédito y Servicios (CCS) Gabriel Valiente, del municipio capitalino Habana del Este. 6 de enero de 2021. ACN FOTO/Omara GARCÍA MEDEROS

El cultivo intercalado entre alimentos de ciclo largo y corto ha permitido el máximo aprovechamiento del lugar, además, según Pelayo se aprovechan otras áreas fuera de los canteros para garantizar el autoconsumo.

Todo lo que pueda producirse para los trabajadores y sus familias es un incentivo al trabajo –dijo-- pues son alimentos que no tienen que depender de su salario, que ya de por sí no es suficiente.

Aparte de aplicar diversas técnicas agroecológicas, que contribuyen al ahorro, Pelayo produce sus propias semillas de acelga y lechuga, y también cuenta con el beneficio de tener instalados paneles solares para el bombeo de agua.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refescar