0122-ordenamiento.jpg

La Habana, 22 ene (ACN) Eliminar los formalismos, evitar las trabas y la burocracia, trabajar con inteligencia y con agilidad, constituyen premisas para poder enfrentar de manera eficiente la Tarea Ordenamiento.

Así lo afirmó en Pinar del Río el Presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, durante la segunda jornada de reuniones que se llevan a cabo por todo el país, con los principales dirigentes a nivel municipal y provincial.

El mandatario cubano señaló que el profundo proceso iniciado el 1ro. de enero estimula la productividad, el rendimiento, diferencia al que más aporta y al que más produce desde el punto de vista salarial.

Además, transparenta la contabilidad, nos permite establecer referencias a partir de los precios del mercado internacional, incentiva la exportación, el ahorro y las soluciones nacionales, al tiempo que sigue defendiendo las conquistas sociales de la Revolución.

Por ello, advirtió que es preciso trabajar con precisión, profundizar en las normas y ser innovadores y creativos en la implementación de una tarea que llega a todas las personas y a todos los ámbitos de la sociedad.

«Hay un grupo de elementos que no se han aplicado bien, por eso hemos iniciado este proceso de recorridos», apuntó.

En el caso de Pinar del Río, se conoció que entre los temas más cuestionados han estado los precios mayoristas y minoristas. Al respecto, el gobernador provincial, Rubén Ramos Moreno, explicó que en algunos casos se ha apreciado falta de objetividad y de coherencia en la formación y aprobación de los mismos, lo cual ha incidido de manera negativa en el estado de opinión de las personas.

Este asunto ha sido atendido por cada una de las entidades y el comité de precios del territorio, y se ha ido adecuando un grupo de precios de las empresas pesqueras, la alimentaria, la avícola, y en actividades como la gastronomía, con una disminución que oscila entre un 30 y un 50 %, aseguró
No obstante, expresó que existen productos que debido a su alto precio mayorista, impactan directamente en el comercio.

Durante la reunión, se conoció que, en lo que va de mes, se han incrementado de manera considerable las solicitudes de empleo en las direcciones de trabajo.

El Presidente cubano comentó que este es uno de los efectos positivos de la Tarea Ordenamiento. «La gente se está dando cuenta de que es necesario trabajar para tener ingresos y poder llevar una vida digna con su familia», dijo. Por tanto, afirmó que hay que potenciar el empleo en los sectores productivos y de servicio. Sobre todo, en las entidades más vinculadas a los ejes estratégicos del desarrollo económico y social del país, y también en el sector no estatal.

«Tenemos que dar una respuesta efectiva y evitar que alguien que vaya a buscar empleo, no lo encuentre», añadió.

Díaz-Canel expresó que luego de los primeros días de la Tarea Ordenamiento, que eran muy exigentes debido a las novedades y los cambios, todos tenemos una percepción más clara de dónde están las dificultades, qué es lo que se puede ajustar y lo que hay que seguir argumentando con los distintos actores que intervienen en este proceso.

«Hay que entender la esencia de la Tarea, lo que implica, cuál es su importancia y por qué tenemos que defenderla entre todos», sentenció.

Otros temas tratados en el encuentro, dirigido por el primer ministro, Manuel Marrero Cruz, y donde también participaron el Segundo Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, José Ramón Machado Ventura, y varios vice primeros ministros y ministros, fueron la producción de alimentos, el enfrentamiento a coleros, revendedores y acaparadores, y las medidas que se adoptan para contener la epidemia de la COVID-19.

Sobre el primer tema, Díaz-Canel enfatizó en que se trata de una tarea vital, y que es preciso impulsarla a nivel local, con las condiciones que existan en cada territorio.

El mandatario advirtió que los niveles de entrada de divisas que está teniendo el país, en un complejo escenario marcado por la pandemia del nuevo coronavirus, no permiten comprar más combustible, fertilizantes o herbicidas.

«Hay que ser capaces de producir con lo que tenemos, sabiendo que no vamos a obtener los rendimientos de otro momento. Por tanto, se debe sembrar y cultivar más, con mayor calidad, emplear bioproductos, aplicar la ciencia y la innovación».

Con respecto a las personas inescrupulosas, que lucran con la reventa ilegal de productos a precios exorbitantes, conoció que en Vueltabajo permanecen activados los grupos de trabajo para el enfrentamiento a este tipo de conductas, lo cual ha tenido un impacto positivo en todos los territorios pinareños.

Especial atención recibió también la situación epidemiológica originada por la COVID-19.

El Presidente cubano se interesó por la cantidad de pruebas de PCR que se están realizando diariamente, el tiempo que demora el resultado, las capacidades disponibles en los hospitales y la manera en que se actúa con los contactos, los sospechosos y las familias que reciben visitantes del extranjero.

El paso de Cuba a la nueva normalidad –dijo– marcó un triunfo. «Fue la expresión de que este país, sin recursos, bloqueado, había dado una respuesta al control de la enfermedad, sobre la base de la inteligencia, la unidad, la participación popular y el papel de la ciencia y de nuestro sistema de salud».

Sin embargo, cuestionó que «cada vez que nos acomodamos un poco, viene el rebrote.

«La nueva normalidad implica más responsabilidad y no es lo que ha pasado», añadió el mandatario, y alertó que no se puede admitir que alguien baje la guardia.

«Tenemos que profundizar en cada una de las acciones que nos permitan una efectividad en el enfrentamiento a la pandemia».

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar